Salinas de Oro

¿A ver quien sabe que pueblo es este ? Unas pistas para adivinarlo. ¿Sabéis que existe un pueblo en Navarra que está en tierra de nadie?

Ni es Comarca de Pamplona, ni es Tierra Estella, ni está en los altos de Goñi, ni en las laderas de Etxauri… o mejor dicho, está ahí en medio, se llama Salinas de Oro, ha sido y es un gran pueblo, con mucha historia, con casas grandes, las de muchas ventanas. Su nombre viene del río Salado, que llena el pantano de Alloz, que como su nombre dice, es un agua dulce con su gran parte de sal. Desde la Edad Media, cuando la sal valía lo suyo, recolectan todos los veranos este preciado mineral, antiguamente vivía todo el pueblo de la extracción de la sal, en la actualidad solo se dedican tres familias a ello, una de esas familias, la Girones, capitaneada por Gregorio y su hijo Josu, son los que llevan muchos años recuperando las salineras y sacando muy buena sal, y con una buena campaña de distribución se están haciendo un hueco en el duro mercado de la gastronomía gourmet con sus sales en forma de “flor de sal “ y de “escamas”.

El pueblo se podría considerar de la montaña navarra, por su orografía y su entorno. En los alrededores, aparte de las salineras (visita obligatoria en el verano) se pueden hacer paseos tanto andando como en coche y visitar los altos de Goñi, la cara norte de la sierra de Sarbil, los comienzos del pantano de Alloz o los pueblos de valle de Guesalaz. En Salinas se puede pasar un día completo, se pueden visitar la mielera de Javier y degustar su rica miel y su buenísimo turrón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio